lunes, 20 de agosto de 2012

Sin perdón

Se acabó la tregua de verano. Mariano regresa a su despacho, y vuelven los nervios en torno al futuro a corto plazo de la economía española. Sólo ha hecho falta que el Bundesbank alemán diga por enésima vez "NO" a la pretensión española de que el BCE compre masivamente su deuda pública, para que la prima de riesgo vuelva a subir y la bolsa caiga con fuerza.

Y es que Alemania no cede. Y hay que recordar que aporta el 30% del dinero del que dispone el BCE: nada de comprar masivamente deuda pública de países en apuros, ... No al menos, hasta que esos países,  España en concreto, pidan pública y oficialmente el segundo y definitivo rescate.

Así las cosas, y sin nadie más dispuesto a comprar deuda española sin exigir a cambio una alta contrapartida, el interés que tiene que ofrecer el tesoro español para financiarse vuelve a escalar posiciones, y se mantiene en niveles que todos los expertos entienden, son insostenibles. De hecho, el Wall Street Journal, auténtica biblia para inversores de todo el mundo, advierte que, de seguir así las cosas, es decir, con la actual dificultad para que le concedan crédito a un precio que pueda pagar, España podría verse obligada a pedir a Europa un rescate con unas condiciones similares a las de Grecia. Y ya sabemos qué significa eso: más impuestos, más recortes y más paro.

Nada nuevo ni tampoco inesperado, a pesar de que algunos periódicos españoles insistieran (por aquello del orgullo patrio) en ver durante esta falsa tregua agosteña, una especie de ‘primavera verde’ en lugar del rotundo otoño que nos espera. También en Euskadi por cierto, se diga lo que se diga sobre la pretendida no aplicación de recortes y nuestra situación financiera. Al tiempo ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario