jueves, 8 de noviembre de 2012

La ‘ziaboga’ de Rajoy


Ganó Obama... y menos mal. La alternativa no era alternativa. Y no hablo sólo para y por los EE.UU. Buena parte de Europa, también Euskadi, respira aliviada. Incluso la España de Mariano Rajoy, que hasta ahora se ha caracterizado por aplicar la misma receta de la que comienza a renegar. ¿Será porque nos ha metido en una segunda recesión?.

Mitt Romney se presentaba a las elecciones con 3 premisas: menos impuestos para los ricos, menos gasto público, menos control financiero. Lo hemos dicho en repetidos posts, la ideología republicana lo resume así: "ahorra hoy, crece mañana". Un calco de lo que Rajoy y el PP vienen aplicando en España con los resultados conocidos.

Afortunadamente, Romney no ha convencido, y Obama prolonga su mandato con una prioridad: hacer crecer la economía por encima del ajuste presupuestario. Resumido: "gasta hoy, paga mañana".

Esa política tiene su cara y su cruz. Es cierto. Mañana llegará, y habrá que pagar las deudas que contraigas hoy. Pero también es cierto que, mientras que el modelo de Rajoy ha llevado a España al precipicio social y laboral sin todavía luz al final del túnel, Obama ha conseguido crear cinco millones de puestos de trabajo y reducir la tasa de paro del 10% de hace cuatro años al actual 8%.

Bajo su mandato, el tesoro estadounidense ha comprado millones de hipotecas (títulos) y ha prestado al gobierno de Obama (comprando deuda pública) miles de millones de dólares a un interés lo suficientemente bajo como para no hacerle quebrar hoy.

Con eso, la construcción inmobiliaria en Estados Unidos se ha reactivado, y Obama ha podido invertir en gasto público, que a su vez ha generado empleo e ingresos.

El presidente norteamericano quería cuatro años para hacer lo mismo, confiando en que durante lo que será su último mandato, al estímulo público le tomará el relevo la empresa privada.

Es verdad que tiene su riesgo,... pero la alternativa por antonomasia es una España a la que el propio Obama pone como ejemplo de en lo que NO quiere convertirse. No me lo invento: lo dijo en campaña. Es tan evidente que la austeridad a toda costa no funciona, que hasta el propio Rajoy se alegra de la victoria de Obama, porque de que Estados Unidos crezca depende que también lo haga el resto del mundo, en especial Alemania, tercera economía del planeta, y locomotora de arrastre europea.

En nuestro país ya sabemos la importancia que para la economía vasca tiene que le vaya bien a Alemania.

Lo que un servidor no acaba de entender es cómo es posible que Rajoy dé la ‘ziaboga’ de felicitación a Obama, mientras ordena a la sala de máquinas mantener el rumbo del recorte. No es el primero que defiende una cosa y la contraria,... pero sí lo es al hacerlo simultáneamente. Presidente, un respeto: no es posible apretarse el cinturón y bajarse los pantalones a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario