viernes, 16 de enero de 2015

Padres y uso NN.TT. y RR.SS. por nuestros hijos (II)

Decía en el primer post de esta serie que creo que la mayoría de los padres no estamos preparados para educar a nuestros hijos en el uso de las Nuevas Tecnologías (NN.TT.) y Redes Sociales (RR.SS.), bien por falta de conocimiento, y no sólo tecnológico sino también de la "nueva realidad" que su uso conlleva, y/o bien por nuestra propia actitud hacia la educación de nuestros hijos, incluida la "mala" utilización que nosotros mismos hacemos de estas herramientas (no nos olvidemos de que nos observan y tienden a imitarnos).

Pues bien, antes de continuar con otros aspectos (situación actual de su uso por parte de los menores, amenazas, vulnerabilidades, riesgos, recomendaciones, etc.), mi segunda reflexión consiste en conocer, en función de esa actitud:

¿Qué tipo de padres somos?.

Vaya por delante que, en mi opinión, si no nos hemos preocupado o no hemos sido capaces de transmitir a nuestros hijos valores y sentido común desde su más tierna infancia en lo que respecta a la vida real, poco o nada podremos hacer para educarles en la "vida virtual", ya que ellos por ser nativos digitales no diferencian entre ambas, simplemente, son dos ámbitos indivisibles de su vida.

Dicho lo anterior, son muchas las actitudes que mantenemos los padres con respecto a la educación de nuestros hijos y al uso que hacemos nosotros mismos de las NN.TT. y RR.SS. y, consecuencia de esto último, que les transmitimos a nuestros hijos, incluso en ocasiones sin darnos cuenta. Por tanto, como punto de partida, considero interesante reflexionar sobre qué tipo de padres somos.

Con relación a este tema, en este post me centraré en la actitud que mantenemos hacia la educación de nuestros hijos, dejando para la siguiente entrada el segundo de los aspectos citados y que, como digo, no deja de ser clave en su educación en este asunto.

Para ello y en base a mis observaciones y charlas con diferentes parientes, amigos y demás bienhechores, me permito establecer una clasificación de los padres en diferentes tipos. Se trata sólo de caricaturizar los tipos más frecuentes de padres con relación a este tema para que esta reflexión nos anime a mejorar.

1. El padre "implicau":

Especie de progenitores que se caracteriza por implicarse directa y principalmente en la educación de sus hijos, y esto de las NN.TT. y RR.SS. no es una excepción para ellos.

Por tanto, tiene la actitud correcta.

Sin embargo, existen subespecies a las que en ocasiones les falla el código (tanto por defecto como por exceso) y/o el canal; ambos conceptos comentados en el post anterior.

Ejemplos de estas subespecies pueden ser los siguientes:

1.1. El padre "nidea":

Siendo consciente de que su misión es participar activamente en la educación de sus hijos en todos los ámbitos de la vida, se lanza a la tarea sin haberse preparado antes de forma conveniente o, al menos, suficientemente.

Le suelen fallar el código y el canal.


Si éste es el caso, no hay que preocuparse; hay que mantener la actitud y lo único que hay que hacer es aprender el código (creo que no es difícil; esto no es física cuántica) y el canal (experimentar). Todo ello con un poco de dedicación e interés, sin más.

En cualquier caso, además, si este asunto nos desborda siempre tendremos la posibilidad de pedir ayuda a alguien de confianza para mantenernos informados y/o ayudarnos en esta tarea.

1.2. El padre "enterau":

En este caso el padre ha experimentado y utiliza el mismo canal que sus hijos, pero está en la falsa creencia de que domina también su jerga.

Por tanto, le falla el código.


Tampoco hay que preocuparse en este caso; otra vez mantener la actitud y sólo hay que aprender la jerga (código) que utilizan; escuchándoles y preguntándoles. Ya decía en el anterior post que el "hecho educativo es esencialmente un hecho comunicativo bidireccional".

1.3. El padre "corramos":

A esta rara subespecie le falla también el código, pero en este caso por exceso.

Suele ser "experto" en NN.TT. y RR.SS., o al menos así lo cree él. No hay quien le entienda cuando habla de esto y su principal característica es que ahuyenta a todos sus interlocutores, hijos incluidos.

Sus hijos cuando le ven acercarse exclaman: "Que viene papá, ¡corramos!", de ahí el nombre dado a esta subespecie.


Este caso tampoco suele ser preocupante, lo único que hay que hacer es escuchar las preguntas de los hijos y responderles poniéndose a su nivel, evitando darles la tabarra con términos ininteligibles para demostrarles que papá es el que más sabe del mundo.

2. El padre "pasota":

Especie de progenitores que se caracteriza por inhibirse en la educación de sus hijos, ya aprenderán estos temas (como todo en esta vida) solos, con los amigos o en el colegio.

Evidentemente, ésta no es la actitud correcta y poco o nada se puede hacer en este caso si no se cambia.

Tiene una ardua labor por delante si quiere que sus hijos hagan un uso correcto de estas herramientas (NN.TT. y RR.SS.), ya que estos tenderán a trasladar automáticamente a la "vida virtual" su comportamiento (incluido lo "no y/o mal aprendido") en la vida real.

Por tanto, si quiere que sus hijos no se conviertan en auténticos cafres virtuales sólo les queda intentar recuperar el tiempo perdido en su educación, a base de insistir mucho, para transmitirles los valores y el sentido común para "ir por la vida" que deberían haberles comunicado desde muy pequeñitos.

Ejemplos de subespecies podrían ser los siguientes:

2.1. El padre "topamininio":

Le compra a sus hijos los últimos modelos de todos los dispositivos inimaginables (portátil, smartphone, iPad,...) y les permite su uso (Internet y RR.SS. incluidas) sin preocuparse en absoluto de lo que es adecuado para su edad ni de orientarles hacia un uso correcto de todo ello.

Aquí no hablaré de fallo de código y/o canal, porque lo que realmente necesita previamente es sentido común y, en la mayoría de las ocasiones, transmitirles valores a sus hijos (lo más importante).


Como consecuencia deja al libre albedrío de su progenie las finalidades para las que utilizarán dichas herramientas (NN.TT. y RR.SS.), sin ningún control. Craso error, seguro que se les ocurren muchísimas; y no todas buenas, máxime si se ha fallado también en la transmisión de valores.

Una cosa es intentar no convertir a tu hijo en un paria social prohibiéndole taxativamente el acceso a estas herramientas y otra, bien diferente, es no tener ninguna medida a la hora de proporcionarle todos sus (en ocasiones "tus") caprichos para parecer el padre más guay del mundo o que no te den la murga.

Este es ya un caso un poco preocupante. Debe implicarse más en la educación de sus hijos, pero sobretodo debe aprender a decir "No".

2.2. El padre "derrotau":

Hace tiempo que se dio por vencido en la tarea de educar a sus hijos o nunca se implicó en ella por desidia. Aunque puede llegar a dominar el código y el  canal, a él sí que le dominan sus hijos; hacen lo que les da la gana y en sus propias narices.

Le falla gravemente la transmisión de valores (incluso, de las normas más básicas de convivencia).


Caso muy preocupante, quizás irreversible, sobre el que no me atrevo a dar ningún consejo.

2.3. El padre "troglodita":

No entiende por qué sus hijos tienen que tener esas "cosas" (no sabe definir exactamente a qué se refiere) que él no comprende y que nunca tuvo cuando era niño; él estaba todo el día en la calle con sus amigos: jugaban a las chapas, iban a bañarse al río,...

Por tanto, maldita la falta que les hace "eso" a sus hijos. Esto de las nuevas formas de relacionarse, etc. son tonterías. Las cosas se han hecho siempre de una manera y punto. No comprende que realmente poco o nada de lo que hacemos con las NN.TT. y RR.SS. es nuevo, sólo cambian las herramientas que utilizamos para ello.


Caso perdido. Nada que hacer. Grave riesgo de que sus hijos se conviertan en parias sociales o, lo más probable y peor aún, de que le engañen y se hagan de todas las RR.SS. sin que se entere.


Hasta aquí esta pequeña reflexión en la que, por mi parte, creo que soy un híbrido de distintos de estos tipos. Tengo mucho margen de mejora.

:

¿Qué tipo de padre eres?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario