viernes, 28 de agosto de 2015

Criptografía (XV): cifrado ADFGVX y criptoanálisis Painvin (II)

En el post anterior vimos un ejemplo de cifrado utilizando el método ADFGVX y en éste contaré las labores de criptoanáisis realizadas por Georges Painvin para descifrar los mensajes del ejército alemán durante la primera guerra mundial.

Antes de nada comentar que no estableció un método general para descifrar cualquier mensaje cifrado con este sistema, sino que sus labores de criptoanálisis  se centraron en mensajes de un mismo día (los alemanes cambian de clave cada día) con unas características muy específicas; mensajes muy esteriotipados con comienzos y/o finales muy similares.

Por tanto, al igual que ya comenté en un post sobre el criptoanálisis de la máquina enigma, el éxito de Georges Painvin en el descifrado de ciertos mensajes no se debió a una debilidad del sistema criptográfico en sí mismo, el cifrado ADFGVX era muy seguro para su época (de hecho se "rompió" en muy pocas ocasiones durante la guerra, aunque también es verdad que los criptoanalistas tuvieron muy poco tiempo para ello porque entró en funcionamiento poco antes de su final), sino en la inestimable ayuda que "amablemente" le ofrecieron los alemanes al enviar mensajes muy similares en un mismo día, y por tanto cifrados con la misma clave; por lo que entiendo que otra vez queda de manifiesto que el eslabón de seguridad más débil en este caso también lo fueron las personas que utilizaron este método.

Esos mensajes esteriotipados en un mismo día no tenían porque tener información relevante, pero a partir de ellos Georges Painvin podía obtener el orden de las columnas antes de su transposición (orden de los caracteres de la clave antes del cambio de orden de las columnas) y la posición de los caracteres del texto en claro en la tabla de sustitución utilizada, y esto posibilitaba a su vez el descifrado de todos los mensajes de ese mismo día, algunos de los cuales contendrían sin duda información muy valiosa.

De esta forma, el día 1 de junio de 1918 cayeron en sus manos dos mensajes cifrados que presentaban gran cantidad de caracteres en común, y, utilizando los conocimientos que ya había adquirido sobre el descifrado de los mensajes, fue capaz de deducir esa información y se pudieron descifrar todos los mensajes interceptados ese día.

Entre esos mensajes, tal y como se nos cuenta en epost titulado "Criptografía: el arte de esconder mensajes", publicado en uno de los blogs de EiTB, se encontró uno que solicitaba el envío urgente de municiones a un punto concreto, lo que podía revelar el lugar por donde los alemanes iban a realizar su ofensiva. Basándose en esa información y tras realizar las oportunas comprobaciones, los franceses pudieron comprobar que con toda probabilidad ése era el sitio donde tenían que concentrar sus fuerzas para detener el avance alemán. Lo que hicieron y les salió bien.

Hasta aquí este post sobre la explicación, de forma muy general, de cómo Georges Painvin consiguió que fuera posible descifrar los mensajes de ciertos días, y en dos próximas entradas me propongo poner un ejemplo muy sencillo de la operativa que utilizó para ello y plantear un caso un poco más complicado para todos aquellos que quieran intentar descifrar el mensaje (incluidos uno de los coautores de este blog, mi amigo @vldani, y la persona que me dio la idea de iniciar esta serie de entradas sobre criptografía, mi primer jefe en eso de la informática y también amigo @Inaki_Regidor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario