lunes, 16 de noviembre de 2015

¿Somos todos París?

Escribo este post porque me sale del alma y sólo como una reflexión personal sobre la locura en la que creo que estamos inmersos tras los atentado de París del pasado viernes, aunque esto a nadie se nos escapa que viene de largo. Demasiado tiempo mirando para otro lado con el silencio cómplice de todos nosotros, al menos el mío.

Sólo una mirada a las redes sociales me basta para llegar a la conclusión de que doy asco (lo pongo en primera persona porque creo que me afecta a mí también).

¡Qué pronto se nos olvidan las cosas cuando no nos tocan de cerca y, de momento, no sentimos amenazados ni nuestro bienestar ni nuestra forma de vida!. Craso error, por otra parte.

Al igual que con el pequeño que apareció ahogado en una playa de Turquía, del que ni siquiera me acuerdo de su nombre, y que nos conmovió a todos, eso sí, durante dos míseros días, también parece que se nos ha olvidado lo ocurrido hace apenas 72 horas en París (por supuesto, ni siquiera recuerdo tampoco el nombre de una sola víctima).

Ahora, en las redes sociales sólo veo lo de siempre:

el "Jeu suis Paris" deja, poco a poco, su sitio a nuestra "vida normal" (banalidades de lo más variopintas, al menos en mi caso).


El colmo de los rescoldos que aún quedan de las tragedias con las que nos desayunamos cada día, sin casi inmutarnos o sólo afectados los dos citados días, como máximo, es lo que acabo de leer que dice el gran "estadista" Pedro Sánchez del PSOE (pero lo mismo o similar aplicable a Albert Rivera de Ciudadanos, Pablo Iglesias de Podemos, Mariano Rajoy del PP,...). El tío va y propone con dos c... como medida definitiva: "Una batería de medidas educativas y de integración que prevengan la radicalización de jóvenes y dificulten su captación por redes yihadistas".

Y sólo me vienen a la cabeza dos cosas:

"Pero..., ¿este tío en qué p... planeta vive?" y "¡Estoy hasta los cojones de todos nosotros!".


La foto del pequeño ahogado en una playa de Turquía es para recordarme que no se me debe olvidar lo importante, para recordarme que no debo equivocar las cosas (víctimas con verdugos) y para recordarme que debo exigir a "nuestros estadistas" que dejen de mirar hacia otro lado (ponerse de perfil) y hagan algo de una puta vez por la gente de bien y para eliminar a esos hijos de puta (que hay muchos, y muchos de ellos entre nosotros y "nuestros aliados"). Es decir, para recordarme que:

 si callamos tendremos también mucha responsabilidad sobre lo que está ocurriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario