viernes, 12 de agosto de 2011

Eurobonos

Cada vez se habla más de la posibilidad de crear los eurobonos. Ya sabemos que cuando un país necesita que le presten, puede emitir bonos o letras del tesoro. Los hay con vencimiento a distintos plazos, pero los que sirven para 'medir' la solvencia de un país son los bonos a diez años.
El estado en cuestión ofrece un papel por el que se compromete a pagar una cantidad determinada de euros, más un interés adicional. Cuanto peor esté ese país, más interés tendrá que ofrecer para que los inversores le compren los bonos. Es el riesgo país o prima de riesgo de la que ya hablamos en un post anterior.
España por ejemplo, tiene que pagar por sus bonos a diez años, tres veces más intereses que Alemania porque su solvencia es mucho menos creíble que la alemana. España consigue el dinero que necesita, ...pero a un interés que lastra su futuro crecimiento. Y puede llegar un momento en el que el interés que tenga que pagar, haga inviable el préstamo.
Es lo que les pasó a Portugal, Grecia e Irlanda. ¿Cómo terminar con ese problema?. Es ahí donde algunos sacan a relucir el eurobono: el pagaré en cuestión está respaldado no ya por un sólo país o estado, sino por el conjunto de los países del euro. ¿Cómo se articula?. Los quince países de la zona euro se juntan un buen día, ponen sus cuentas (reales) encima de la mesa, suman su deuda, y deciden financiarla ofreciendo un tipo de interés común, avalándola conjuntamente. ¿Ventajas?. Que España y sur de Europa se financiarán mucho más barato que hoy, y su solvencia dejaría de cuestionarse tan peligrosamente. ¿Inconvenientes?. Que Alemania, Francia, Austria... y alguno más, conseguiría los créditos más caros de lo que lo hace hoy, y supongo que, a pesar de que van mejor que el pelotón de cola, tampoco está la cosa como para hacer experimentos.
En definitiva, los famosos eurobonos podrían alejar el temor al colapso de los países de la zona euro (15 de los 27 que forman la UE), pero a costa de pedir un nuevo sacrificio a las locomotoras de la economía europea. ¿Se dejarán esta vez?. Por cierto, gracias al tirón de Francia y Alemania, la economía vasca se ha comportado NO tan mal durante la primera mitad de este año (y desde luego marcando su tradicional y afortunada diferencia con España). Lo malo, es que parece que el crecimiento europeo será menor en lo que queda de 2011, y como ya dijimos hace días, la posibilidad de una segunda recesión en Europa (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo) está cada vez más presente. Ya veremos.

En el siguiente post, mientras, hablaré de crisis y sindicatos en Euskadi. Con el mayor de los respetos, ...pero discrepando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario