martes, 18 de febrero de 2014

Gimnasia mental (XX) - La pelota perdida

En mitad de una partida de tenis de mesa con mi hermano resultó que la última bola de ping-pong que teníamos se nos cayó dentro de un estrecho tubo metálico incrustado en cemento de unos 30 cm (el pie/soporte de una sombrilla).

¿Cómo pudimos sacar la pelota sin dañarla si sólo contábamos con nuestras paletas de ping-pong, los cordones de nuestras zapatillas y nuestros respectivos botellines de agua, que no cabían en el tubo?.

2 comentarios:

  1. Si los botellines de agua estuvieran llenos y fueran medianamente grandes, se podría llenar el tubo de agua y la pelota saldría a flote.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, sacar la pelota haciéndola flotar es la respuesta adecuada. Las paletas de ping-pong, las botellas y los cordones de las zapatillas son objetos inútiles.

    ResponderEliminar