lunes, 13 de octubre de 2014

Alienación vs. alineación TI

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a una jornada sobre la gestión de las TI en la actualidad, en la que, bajo el título genérico "De la teoría a la práctica", oímos hablar mucho, casi en exclusiva, sobre el alineamiento de las tecnologías de la información con el negocio en las organizaciones.

Para ello se contaba con: CIOs (Chief Information Officer, lo que viene siendo el Director de Informática de toda la vida) de dos importantes empresas privadas, el exDirector General de una sociedad pública de informática, el responsable de una Fundación que promociona la gestión avanzada para la competitividad y con un proveedor de servicios TI. Todos ellos, como Paco Umbral, mucho más interesados en hablar de su libro que en transmitir a la audiencia cuáles son las tendencias actuales en este sentido y, sobre todo, que en explicar cómo pasar del qué al cómo, es decir, de aportar una visión práctica en línea con el citado título de la jornada.

Vayamos por partes:

1. El proveedor al que he hecho referencia nos hablaba del catálogo de servicios, concepto que en sí mismo sí introduce un cierto enfoque práctico y según el cual hay que transmitir a las áreas de negocio el valor del área de TI para el negocio. Lo que yo entendí:

"Hay que transmitir a la organización en un lenguaje comprensible por las áreas de negocio: qué le proporciona el área de TI en términos de procesos de negocio en lugar de tecnológicos y en qué condiciones se les van a prestar estos servicios (acuerdos de nivel de servicio o SLA por sus siglas en inglés)".
Pero, en mi opinión, se queda corto, por limitar la visión de las TI en las organizaciones a una perspectiva de mera provisión de servicios, sin entender que, además, debe existir una comunicación bidireccional y que lo más importante no es que las áreas de negocio comprendan al área de TI, aunque éste también es un asunto importante, sino que el área de TI entienda a las áreas de negocio para alinearse con la estrategia global del negocio.

2. Los CIOs presentes también se centraron en la provisión de los servicios y añadieron aspectos relativos a las tecnologías que les dan soporte; oímos hablar, por ejemplo, de la virtualización de servidores como una de las tecnologías estrella de su gestión y gran logro del área informática, como si el CEO y el CFO (los que vienen a ser el Director General y Director Financiero de toda la vida, respectivamente) entendieran qué carajo es eso más allá del menor coste posible de la informática, y eso si se lo explicas muy "clarito". Mi opinión sobre lo que oí:
"Es decir, estamos donde siempre; el área de TI no aporta valor añadido al negocio en términos de estrategia y consecución de objetivos; su gestión se centra únicamente en el uso de la tecnología para proveer una serie de servicios determinados y, como consecuencia, es percibida por la organización como un mal (gasto) necesario".
Para la organización es, por tanto, una "utility" más: como la luz, el teléfono, Internet..., y el CIO centra su gestión en que este coste sea el menor posible y piensa en la tecnología como un fin en sí mismo (alienación TI), y no como una herramienta al servicio de la estrategia del negocio (alineación TI).

3. Por otra parte y respecto a la exposición sobre la gestión de las TI en las Administraciones Públicas, decir que de ella entendí que no existe ningún margen para ello, porque, según nos contaba el ponente, les vienen impuestas las directrices en todos los aspectos involucrados (estrategia, tecnología, personas...), y por consiguiente, se d
esprendía literalmente de su exposición, sus únicas "virtudes" consisten tanto en convertirse en "centrales de compras", con el consiguiente ahorro que eso supone por volumen, como en ser más giles" en la contratación que las propias Administraciones Públicas a las que dan servicio, y, por tanto, su principal función es poco más que elaborar los correspondientes pliegos para ello.

4. Finalmente, en mi opinión también, el único ponente que incidió en el meollo del asunto fue el Responsable de la Fundación para la promoción de la gestión avanzada para la competitividad. Lo que yo le entendí:

"El área de TI aporta un valor añadido importante sólo cuando se involucra plenamente en la estrategia de negocio de las organizaciones".
Es decir, en mi opinión y como resumen:
"El área de TI debe superar la visión tradicional de provisión de sus servicios como una mera utilidad, implicándose fuertemente en la estrategia y consecución de los objetivos de negocio con objeto de alcanzar metas de transformación y mejora de éste".

Es ahí donde el área de TI debe centrar sus esfuerzos y donde tiene su cometido y recorrido esenciales. Para ello, la definición de un modelo de gestión adecuado, que incluya tanto las relaciones con las áreas de negocio como con los proveedores externos de TI, adquiere una importancia fundamental al ser éste el mecanismo regulador de la estrategia y necesidades del negocio con las capacidades de TI.

Y el resto, provisión de servicios como mera utilidad: ¡externalizar!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario