martes, 22 de agosto de 2017

Criptografía (LIV): ¿Sabías que...? (X)

Ya he escrito en este blog varios posts sobre la criptología (criptografía y criptoanálisis) en la literatura y en el cine ("Criptografía (XXVIII): ¿Sabías que...? (IV)", "Criptografía (XXIX): ¿Sabías que...? (V)", etc., sobre criptogramas en "El escarabajo de oro" de Edgar Allan Poe, en el "El símbolo perdido" de Dan Brown, respectivamente, etc.) y en este le toca el turno al quizás más famoso criptograma que aparece en una novela, me refiero al que figura en "Viaje al centro de la tierra" de Julio Verne.

Todos hemos leído esta novela y, por tanto, recordaremos que en ella uno de sus protagonistas, Otto Lidenbrock, un prestigioso profesor de mineralogía, encuentra un pergamino de un alquimista islandés, Arne Saknussemm, que contiene un texto escrito en un alfabeto rúnico y en el que podría ocultarse la explicación, o la indicación, de un gran descubrimiento.

También recordaremos que, tras múltiples e infructuosos intentos de obtener un texto inteligible por parte del profesor, sólo tras un hallazgo casual de Axel, principal protagonista de la historia y sobrino de este, se logra que adquiera sentido.

Lo primero que hace el profesor, basándose en ciertas circunstancias, es conjeturar que lo más probable es que el texto que revela ese gran descubrimiento esté escrito en latín y, después, dictarle a Axel los caracteres de nuestro alfabeto correspondientes a cada uno de los caracteres rúnicos que aparecen en el pergamino, con objeto de obtener un texto inteligible, pero tras este primer intento, tras comprobar que el texto resultante es un absoluto galimatías, el profesor deduce que se trata de un criptograma en el que Arne Saknussemm ocultó su secreto.

El criptograma en cuestión y el texto obtenido tras sustituir cada carácter rúnico por el correspondiente a nuestro alfabeto son los siguientes (el primer carácter rúnico se corresponde con una doble "m"):
Lo primero que se le ocurre al profesor es que Arne Saknussemm podría haber utilizado un cifrado de transposición por columnas simple, es decir, podría haber usado una tabla de varias columnas completándola de izquierda a derecha fila a fila con cada carácter del texto en claro, para después obtener el criptograma leyendo carácter a carácter de arriba a abajo columna a columna.  

El profesor cree que esta suposición sobre el método de cifrado puede ser correcta, ya que observa que en el criptograma parece que las vocales y consonantes tienden a agruparse (caso, por ejemplo, de la cadena "mm.rnlls", que sólo contiene consonantes, y de las cadenas "unteief" y "oseibo", compuestas mayoritariamente por vocales).

Así, el siguiente intento del profesor consiste en dictar a Axel una serie de caracteres compuesta, en este orden, por el primer carácter de cada grupo de caracteres del criptograma, a continuación por el segundo de cada grupo, después por el tercero de cada grupo y así sucesivamente.

O, lo que es lo mismo, el profesor intuye que cada grupo de caracteres del criptograma (21 grupos) indica una columna de la posible tabla de transposición utilizada (por tanto, esta constaría de 21 columnas): en la primera columna se hallarían los caracteres "mm.rnlls" (hay que tener en cuenta que la primera doble "m" sería un único carácter), en la segunda los caracteres "esreuel", en la tercera los caracteres "seecJde", en la cuarta los caracteres "sgtssmf",... y en la vigésimo primera los caracteres "kediiY". Es decir:
Por tanto, la serie de caracteres que el profesor dicta a Axel es la compuesta por los caracteres de la primera fila de esta tabla, después los de la segunda,... y por último los de la séptima. Con esto esperaba obtener ya el texto en claro, pero para él dicha serie seguía sin tener ningún sentido.

Tras este fallido intento el profesor abandona momentáneamente la tarea del descifrado y es Axel quien continúa con ella, descubriendo por pura casualidad el secreto que se ocultaba en el criptograma. Su tío había estado muy cerca de descifrarlo; había acertado con la lengua en la que estaba escrito el texto en claro, el latín, e incluso con la disposición de las letras en la transposición de columnas simple realizada en el cifrado. Lo único que le había faltado era darse cuenta de que el texto en claro, antes de la transposición, había sido escrito al revés, es decir, de derecha a izquierda, y, por tanto, para obtenerlo bastaba con leer la serie que le dictó a Axel también al revés, es decir, del final hacia el principio o, lo que es lo mismo, fila a fila de la tabla anterior comenzando por la última fila y de derecha a izquierda, con lo que se revelaba el enigma; el siguiente texto en claro en latín:
que, por lo que he visto en la novela, se podría traducir como:


"Desciende al cráter del Yocul de Sneffels que la sombra del Scartaris acaricia antes de las calendas de Julio, audaz viajero, y llegarás al centro de la tierra. Como he llegado yo. Arne Saknussemm".

Hasta aquí este pequeño resumen del descifrado del criptograma que se realiza en la novela, pero en el siguiente post de esta misma serie intentaré aportar algunas cosas más sobre ciertos aspectos que yo tendría en cuenta para su criptoanálisis

No hay comentarios:

Publicar un comentario