miércoles, 6 de junio de 2012

¿Optimismo?. ¡Bueeeno,... Vaaale!

No nos queda otra. Basta ya de crónicas pesimistas y machaconas... como las que, me dicen, yo escribo y verbalizo en la radio y en este blog. Hay que infundar optimismo, porque sólo así saldremos de la crisis. Es el nuevo mantra periodístico que acaba de instalarse, y que debería abrazar por el bien de todos. Ya lo dijo Roosvelt en pleno crack del 29: "americanos, sólo debemos tener miedo al miedo". Y yo me esfuerzo en ser optimista, créanme. Estoy decidido a creer. Vamos con el resumen de situación:

1) España no tiene dinero para evitar la bancarrota de varios bancos, uno de ellos el cuarto en tamaño: Bankia. El gobierno español lo ha nacionalizado, pero todavía a día de hoy no sabe de dónde sacará el dinero necesario. Y hay más: hoy mismo, el flamante nuevo presidente de Bankia, Goirigolzarri, amenaza con marcharse si finalmente el ejecutivo de Rajoy no afloja los 24 mil millones de euros prometidos. Al parecer, el ministro de Economía, Luis de Guindos, el mismo que prometió la ayuda que fuera necesaria para reflotarlo, se ha dado cuenta ahora de que no tiene ni de lejos esa cantidad.

2) Como no tiene dinero, España necesita ayuda exterior. Para eso, pide prestado en forma de letras del tesoro, bonos a diez años, etc...El problema es que nadie le presta a un interés 'razonable'. Dicho de otro modo: España no encuentra quién le preste en los circuitos habituales, no al menos, a un interés que le permita devolver el préstamo sin ahogarse.

3) La urgencia es tal, que hoy mismo en el Senado, Rajoy exige a la eurozona (léase Alemania) la corresponsabilidad fiscal y la creación inmediata de los 'eurobonos'. Nada de rescate oficial: que sean los propios bancos los que pidan una especie de 'rescate privado', que no exija la auditoría europea de las cuentas públicas. Traducido: que Europa pague a escote el enorme agujero de 'mi' banca a cambio de la promesa de reformar el país para crecer, y acabar con la incertidumbre que rodea el euro.

Rajoy, y muchos medios de comunicación españoles, aseguran que con el apoyo de Francia y la Comisión Europea (al parecer logrado ayer mismo) Alemania transigirá y no lo quedará más remedio que aceptar en la cumbre de fin de mes la 'propuesta' española. Consecuencia: el rescate se aleja... la vida es bella (... y lo es!!)

Pero a mí me surgen varias preguntas:

1) ¿Por qué apelar al fondo europeo de rescate, cuando el BCE ya presta a los bancos de la eurozona prácticamente todo lo que piden, y casi gratis?. De hecho, el BCE prestó no hace ni seis meses 1 billón de euros al 1% de interés a más de ochocientos bancos europeos que así lo solicitaron, entre ellos, muchos españoles. Si todo eso no ha servido, ¿qué nos hace suponer que el fondo europeo (que 'sólo' tiene 500.000 millones) va a arreglar el agujero de la banca española que no ha podido tapar el BCE con el doble de munición?.

2) España no quiere un rescate oficial porque supondría perder soberanía: la troika, esto es, el Consejo Europeo, el BCE y el FMI, prestaría el dinero suficiente pero pondría condiciones: más recortes, menos funcionarios, menos sueldos y nuevas reformas. El gobierno español quedaría supeditado a Bruselas. ¿Qué nos hace pensar ahora que Alemania, Austria y Finlandia (entre otros) transigen de repente con la idea de prestar dinero a la banca española sin contraprestación alguna?.

Ciertamente, el peligro en el que se encuentra el euro como proyecto común podría ser un argumento convincente... pero no está claro que Alemania vaya a ceder. De hecho, parece estar presionando fuertemente a España para que solicite oficialmente un rescate (insisto: no ya del país sino sólo de su banca) con la promesa de entrar al trapo. Ya que va a apoquinar, quiere controlar cómo lo gastará el gobierno Rajoy. Es una medida arriesgada (que España reconozca con luz y taquígrafos que necesita ayuda exterior puede generar aun más dudas sobre el futuro del euro), pero lo prefiere a la emisión de eurobonos por aquello de no premiar los 'incentivos incorrectos' que mencionábamos en el post anterior.

En resumen: Merkel y Rajoy están en pleno pulso. Y Rajoy no es un jugador especialmente fiable: sus cifras cambian como el tiempo en primavera, y la economía española está en fuerte recesión.

La pregunta es, ¿quién creen ustedes que ganará ese pulso?. No soy demasiado optimista,... lo reconozco. Pero también es verdad que los milagros existen. Quizá estemos ante una próxima  'aparición mariana'. Ojalá.

2 comentarios:

  1. No sé, el caso es que hemos pasado de los brotes verdes a la luz al final del túnel, aunque esto a veces se identifica con la muerte. ¿Tenemos que ir hacia la Luz o huir de ella? La naturaleza es sabia aprendamos de ella.

    ResponderEliminar
  2. Por transitividad: Sólo debo tener miedo al miedo, ¡qué miedo me da Mariano!, por tanto, sólo debo tener miedo a Mariano.

    ¿No había nadie mejor?.

    Estoy con Pedro, confiémos en una nueva aparición mariana, porque sin intervención divina lo tenemos claro.

    ResponderEliminar