lunes, 1 de agosto de 2016

Criptografía (XXV): ¿Sabías que...? (I)

Comienzo con éste una pequeña serie de posts cuyo único propósito es contar cosas curiosas sobre la criptografía, alguna de ellas que, según los expertos, pueden no ser más que meras invenciones, pero que a mí no me han dejado de sorprender y que me han servido para entretenerme.

Desde tiempos inmemoriales, el verdadero "motor" de la criptografía, como de casi todo en esta vida, han sido las cuestiones militares, religiosas y comerciales. ¡Hay que ver lo mucho que hemos evolucionado y lo poco que hemos cambiado!. Es decir, se trataba y trata actualmente de mantener en secreto nuestras más preciadas comunicaciones y, como no puede ser de otra manera dada la naturaleza humana, siempre ha habido y habrá alguien que quiera, por razones muy diversas, enterarse de nuestros secretos (nace así el criptoanálisis, en "carrera" permanente a lo largo de la historia con la criptografía).

En este primer post me pregunto: ¿Hasta dónde se remonta el uso de las escrituras secretas?.

Ya dije en un post anterior que uno de los sistema criptográficos más antiguo que se conoce data del siglo V a.C., la escítala, sin embargo, aunque quizás su objetivo no era proteger comunicaciones secretas, lo cierto es que en el Antiguo Egipto (hace más de 5.000 años) aparecen escrituras secretas a modo de jeroglíficos y escritura hierática.

Algunas cosas que me han resultado curiosas sobre los jeroglíficos egipcios:

1.- No pudieron ser descifrados, con un relativo éxito, hasta principios del siglo XIX, y para ello fue fundamental el hallazgo de la Piedra de Rosetta, que contenía un texto del Antiguo Egipto escrito en jeroglíficos, demótico egipcio y griego antiguo.

2.- Los signos jeroglíficos egipcios se dividen en ideogramas y fonogramas; los primeros representan un ser, un objeto, una idea o una acción, mientras que los segundos dan lugar a sílabas (representan únicamente sonidos). Los fonogramas sólo representaban las consonantes y semivocales, no las vocales, y podían ser unilíteros, bilíteros, trilíteros, etc., según representaran uno, dos, tres, o más sonidos, respectivamente.

3.- Los signos podían escribirse en filas y/o columnas. La orientación de la lectura más usual en los signos en una fila es de izquierda a derecha (si los signos miran hacia la izquierda), aunque en ocasiones puede ser de derecha a izquierda (si los signos miran hacia la derecha), y en los signos dispuestos en columna es siempre de arriba a abajo.

4.- Los nombres de los reyes y reinas se escribían dentro de un cartucho (nombre egipcio ´shenu´).

5.- Llegaron a utilizarse más de 6.000 signos diferentes.

Veamos un ejemplo con el nombre en forma de jeroglífico que se halló en la tumba de Nefertari, esposa principal de Ramsés II (faraón de la XIX Dinastía).
Y como no puede ser de otra forma :), termino este post con mi nombre en forma de jeroglífico:

No hay comentarios:

Publicar un comentario