miércoles, 4 de enero de 2012

Por qué Rajoy se equivoca

En este blog ya he comentado anteriormente algo que hace tiempo leí a Joseph Stiglitz, premio nobel de economía. No me acuerdo de la cita literal, pero la idea era que el déficit a corto plazo no es el problema, ni de Estados Unidos, ni de Grecia, ni del resto de países europeos. El déficit es algo que se soluciona automáticamente cuando consigues ingresos. Cebarse con el défict – y esto es ya cosecha propia – es como atiborrar a aspirinas a un enfermo de neumonía. Le bajarás la fiebre,... pero no le curas la neumonía.

Pues bien, un compañero de profesión de Stiglitz, Paul Krugman, también nobel de economía y también norteamericano, insiste (por enésima vez) en el mismo concepto:
"2011 ha sido un año en el que la élite política se ha obsesionado con los déficits a corto plazo, que de hecho no son un problema, y de paso, han empeorado el verdadero problema: una economía deprimida y un desempleo masivo" (sic).

O lo que es lo mismo: recortar el gasto cuando la economía está mal, empeora aún más la economía.

Por el contrario, el punto de vista de la élite política y económica actual en Europa es la de que los recortes ayudan a la recuperación: si gastas menos, podrás afrontar mejor tus deudas. Es decir; imaginemos a alguien que ha gastado más de lo que tiene y debe mucho. ¿Qué hace o le obligan a hacer para seguir prestándole?. Le quitan dos de las tres comidas diarias, vende su coche, prescinde de su seguro privado, no enciende la luz ni la calefacción de su casa, llama por teléfono desde la casa de su vecino, y reduce a la décima parte su cesta habitual de la compra. Así, le dicen, te irán mucho mejor las cosas, porque podrás pagarnos lo que nos debes; y además, cuando adelgaces, te volveremos a prestar.

Los republicanos de EE.UU lo resumen así: gasta menos, debe menos, desarrolla la economía. Bien,... si no fuera por el pequeño detalle de que no hay nada sobre qué hacer para, además de no gastar, ingresar dinero en tu cuenta. Atacan la fiebre,... pero no la enfermedad.

Sólo soy un periodista curioso. No soy economista. Pero, ¿con qué se quedan ustedes?. Yo, tras leer a grandes de la economía, me quedo con la impresión de que Rajoy se equivoca. Ojalá no fuera así, pero todo apunta a que el rescate de España se acerca. En realidad, nunca se ha ido.

8 comentarios:

  1. El problema, en efecto, no está estrictamente en gastar o endeudarse, sino en hacerlo con el objetivo de crecer y aumentar la competitividad, consecuencia de lo cual se tendrá la capacidad de devolverlo. El problema, en efecto, está en suprimir gastos superfluos e improductivos. El problema, en efecto, está en la balanza de pagos o, dicho de otro modo, en el nivel de competitividad de una determinada economía.

    Te paso un link con el articulo de opinión del columnista del FT, Marin Wolf, que trata de demostrar eso mismo, para lo que compara las situaciones de diversos Estados europeos en términos de déficit, deuda y competitividad. Estados que cumplian a rajatabla los dos primeros parámetros (Spain, incluida) han sucumbido en el desastre; sin embargo, Estados (como Alemania, p.e.) que no los cumplían han salido ya casi airosos del delicado momento (independientemente de evoluciones proximas, ver tasa de paro alemana).

    http://www.ft.com/intl/cms/s/0/396ff020-1ffd-11e1-8662-00144feabdc0.html#axzz1ia1v4ClE

    El fallo de Rajoy (siendo culpables del lamentable modelo de creimiento español, aspecto que no se improvisa en cuatro años, Gonzalez -desindustrialización, Aznar -suelo libre- y Zapatero -vivir de las "rentas inmobiliarias" sin hacer nada más-) es que recorta 600 millones de euros en innovación (lo que se añade a los recortes de Zapatero en la misma materia), así como en infraestructuras necesarias para contribuir a la competitividad de la economía española, sin ser capaz de poner las bases de un modelo de crecimiento sano, eficiente y competitivo.

    Claro que, ¿cómo lograr la creación de un modelo de crecimiento basado en el conocimiento (Zapatero lo intento a traves de una ley!!!) teniendo un nivel de fracaso escolar del 30% en la enseñanza obligatoria y de los que pasan otro 30% en el bachillerato?¿Cómo y en qué emplear a los millones de personas en España -muchos de ellos jóvenes- sin cualificar y sin posibilidades de obtener una formación competitiva a corto plazo?¿Qué sector competitivo y de mano de obra intensiva podría absorver a estas personas, cosa que se antoja casi imposible teniendo en cuenta la baja competitidad en coste de mano de obra en un mundo abierto y con los BRIC en pleno despegue, donde sí son competitivos en este parámetro?

    Pero lo importante: Lo importante para nosotros es que analicemos y tengamos en cuenta nuestra propia realidad (la de Euskadi), sin dejarnos abducir (ni influenciar, claro) por medidas que se adoptan para otras realidades. No vivimos, afortunadamente, en medio de una autarquía, sino una realidad propia abierta al mundo. Y la mejor lección de esta crisis para Euskadi y su sistema productivo y social (no hay mal que por bien no venga) es que debemos seguir haciendo los esfuerzos necesarios para depender lo menos posible de un mercado deprimido (el español) y con precarias perspectivas de recuperación para años. Y ello se une (es inseparable) la necesidad de depender políticamente menos de España y alcanzar mayores y mejores instrumentos (derecho a decidir) para vivir mejor.

    Urte berri on, Pedro!!

    Luke Uribe-Etxebarria

    ResponderEliminar
  2. Mikel, en primer lugar encantado de saludarle y mis más cordiales felicitaciones por el blog creado por usted y por su hermano. Segundo, aconsejarle que, puesto que usted mismo admite no ser economista, no se meta en camisa de once varas evaluando una política cuyas consecuencias afectan a millones de vidas. Las medidas tomadas por el nuevo gobierno derechista de España son correctas y si usted me lo permite le voy a explicar por qué. Admita mi opinión no con garantías facultativas sino simplemente como la de alguien que estudió media carrera de Empresariales durante la crecesión de 1992-95: tres cursos de economía política, dos de microeconomía, tres de matemáticas, dos de operaciones financieras y otro de economía de la empresa.

    En primer lugar habría que leer entre líneas lo que dicen las figuras como Stiglitz. De una gente que ha bebido toda su vida en fuentes keynesianas y progresistas no es de esperar que den consejos tendentes a favorecer la consolidación en el poder de partidos políticos conservadores. Cualquier catálogo de medidas que evite la rectificación del déficit "a corto plazo" como lo llaman ellos es pan para hoy y hambre para mañana. El ajuste será necesario antes o después. Si se hace ahora la gente lo va a pasar mal, pero con el tiempo se crearán las bases para una recuperación sólida. Naturalmente lo ideal sería que ahora fuésemos tirando y el ajuste se llevara a cabo en el 2014 y en 2015, para que sus consecuencias negativas supusieran un importante argumento de voto a favor de la izquierda. Sin embargo, aunque los políticos de la derecha tienen fama de ser bastante necios, dudo que lo sean tanto como para caer en una trampa tan burda.

    En segundo lugar no existe razón para suponer que las economías nacionales -y la europea también- no han de funcionar igual que una economía doméstica. Stiglitz, Krugman y Boyer podrán decir lo contrario, pero no son ellos quienes tienen que tomar las decisiones y pueden permitirse el lujo de apostolar todo lo que quieran. Póngase usted no en lugar de quien pronuncia conferencias, sino en el del que resuelve. Si tuviera que resolver para su propia casa después de una temporada de vacas gordas y crédito alegre, ¿qué haría? ¿Business as usual, con cestas de navidad y cotillón de Noche Vieja, o maniobras militares en el duro campo de batalla de las restricciones presupuestarias?

    Finalmente no creo que haya opción. España es un país al borde de la bancarrota. Lo único que lo separa de ella es la ayuda del Banco central Europeo y de las economías desarrolladas del continente. Pero esa ayuda no es gratis. Hay que ofrecer algo a cambio. El tijeretazo es la única moneda de curso legal que se acepta en estos tiempos. Además transmite a Alemania la noción de se quiere ir en serio. Alemania y España son el alfa y el omega de toda la problemática financiera europea. Lo que está haciendo Rajoy es cerrar el círculo. Y en cuanto al malestar público por la subida de impuestos, el gobierno -sea del signo que sea- no tiene de qué preocuparse. Si las cosas le salen bien nadie se acordará de esto.

    Y saldrán bien. No es una opinión gratuita. Mientras estudiaba Empresariales -actividad que tuve que interrumpir en 1996 al producirse la recuperación económica y volver a tener trabajo en mi negocio- tuvo lugar el ajuste presupuestario de Clinton en EEUU: la administración norteamericana recortó gastos y aumentó los impuestos (para que vea que estas cosas no son exclusivamente de derechas). El objetivo era doble: por un lado reducir el déficit creado por doce años de economía casino de los conservadores (Reagan + Bush padre + Guerra de Kuwait), y por otro hacer posible un período de auge que le asegurara la reelección en 1996. Clinton no perdió el tiempo ni dejó para mañana lo que pudiese hacer hoy. Tuvo un éxito tremendo.

    Sin otro particular un cordial saludo para usted y su hermano, y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Pedro García Larragan5 de enero de 2012, 14:02

    Estimado Patxi; gracias por tu comentario. No soy economista, ...pero sé leer, y supongo que lo suficiente como para poderme hacerme una pequeña idea de cómo me están gobernando. Tampoco soy político, y suelo opinar sobre política. A tenor del inicio de su comentario, usted, como no es político, no opinará de política. Y como no es físico meteorólogo, tampoco opinará del tiempo. Me parece muy bien. Por lo demás, abrumado por su preparación técnica casi ni me atrevo a responderle. Si lo hago es porque coincido en una cosa con usted: la economía de un país se maneja como la de casa. Y ya que me pregunta, le diré que en época de vacas flacas como la actual, tendré que recortar gastos, evidentemente...pero sobretodo, tendré que preocuparme de ganar algo de dinero. Y ésa es la discusión de fondo. Que yo sepa, seguro que usted tiene los datos, los recortes no están sirviendo para nada a Irlanda, Grecia o Portugal. Y eso que Europa les ha prestado un monton de pasta. Porqué? Pues porque su economía NO ingresa los bastante. Es decir, y nunca mejor dicho, viven de prestado porque lo que fabrican o no se vende o si se hace se hace en cantidad insuficiente. Hoy, 5-1-2012, he escuchado al presidente de Grecia Papademus decir que su país está al borde de una quiebra desordenada. Vamos, ...que los recortes sí que han servido, sí. A eso le llamo yo una política de recortes efectiva. Subir los impuestos estilo IRPF puede venir bien. Que se nos pida más a los que más tenemos. Nada que objetar, ...pero, ¿y si a la vez bajamos el IVA? ¿Y si además, bajamos el imuesto de sdades? El estado recaudará menos y aumentará el déficit...pero ¿y si se reactiva la economía en un par de años y los ingresos por aumento de actividad compensan el déficit? No lo sé. Ciertamente, el tema es complejo, y no tengo su nivel. Su impresionante currículum es muy elocuente. Yo ni sueño con igualarlo, y además reconozco que a diferencia de usted, en mi caso, no tengo las respuestas: sólo tengo preguntas. Permítame aprovechar para felicitarle el año. Zorionak eta urte berri on¡¡ y lo dicho: gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  4. Pedro García Larragan5 de enero de 2012, 14:08

    Hola Luke; completamente de acuerdo contigo. Yo también creo que el secreto está en la competitividad de la economía: o sea, que lo que hagas se venda y se venda bien. Si hay ingresos, agur al déficit. El problema es cuando no tienes plan para crecer. Ni que decir tiene que las economías española y vasca son muy diferentes, y la competitividad de Euskadi es mucho mayor. Gracias por el link, lo leeré con suma atención. A ver si entre todos podemos encontrar las preguntas correctas para encontrar soluciones. Eskerrik asko por tu aportación eta urte berri on¡¡¡ Besarkada bat¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Mis especialidades son el idioma alemán y las Tecnologías de la Información, no la economía. Ahí sí que podría presumir, pero prefiero no hacerlo porque me temo que con mi pretencioso comentario de antes ya he cubierto la cuota. De economía algo sé, pero no lo suficiente para dar lecciones. Ni siquiera a un progre intrigante y desinformado como Stiglitz.

    Créame, no hay nada de espectacular en mi curriculum-salvo lo de los tres cursos de matemáticas-. Lamento haberme excedido en ese aspecto. Créame que lo siento, porque además temo que la gente pueda haberse hecho una idea equivocada de mí. Nada más lejos de mi intención que sentar cátedra o pasar por un tertuliano de radio. Ni siquiera llegué a terminar la carrera. Había otras prioridades. Asi que dejémoslo ahí.

    Todo eso que usted propone está muy bien, pero para después del recorte. Créame, el tijeretazo va a ser bueno. Lo pasaremos mal durante algunos meses, pero después todo empezará a ir bien. Pondría mi mano en el fuego. Incluso me apostaría una comida con usted y con su hermano (que es como apostar dos a cero cincuenta, porque en caso de perder, ustedes se repartirían el coste).

    El recorte será beneficioso. Pero eso sí, después habrá que estar a aquello en lo que usted y su comentarista el Sr. Luke están de acuerdo: en mejorar la competitividad. Tan solo una cosa más. Vender Euskadi está bien. Pero una cosa es vender y otra conseguir que te compren. Hay una diferencia sutil pero decisiva. El que consigue esto último es el que se lleva la reina de la fiesta al huerto.

    ResponderEliminar
  6. Pedro García Larragan5 de enero de 2012, 16:38

    Hola Patxi; realmente creo que estamos más de acuerdo que en desacuerdo. Yo lo resumiría así (para eso soy periodista, ja ja): una cosa es ajustar el gasto, y otra bien distinta recortar a lo bestia. Y no sé porqué me da la sensación de que lo que pretende hacer Rajoy es acabar con la gangrena cortando, no ya el pie, sino de cadera para abajo. Una cosa es no gastar tanto como antes en algunas cosas; y otra es arrasar tu capacidad de gasto, lo que lleva inevitablemente a empobrecerte hasta hacerte una especie de 'homeless'. Insisto en que la ecuación es difícil; e insisto en que quienes sí saben de esto (Stiglitz y Krugman serán dos progres intrigantes y desinformados como dices, ...pero son premio nobel de Economía) nos están diciendo que quizá sea mejor no preocuparse tanto del déficit (que también), y fijarse más en cómo generar ingresos. Y sólo hay tres formas de ser competitivos: o bajas los sueldos una burrada, o devalúas tu moneda, o haces y vendes cosas que interesan y que nadie hace. España de innovación anda como anda; de devaluar la moneda otro tanto de lo mismo (es otra de las 'ventajas' del euro); y de bajar salarios, me temo que ni aun así serían capaces de competir con los chinos. Que por cierto: fabrican tecnología que ya compramos. Los ordenadores de Radio Euskadi en Bilbao son de fabricación china: igual de buenos que el resto, ...pero mucho, mucho, mucho más baratos. Así que visto lo visto, que alguien me diga qué tiene pensado Rajoy, porque a día de hoy, no lo sabemos. Y los que han prestado dinero a España se están poniendo nerviosos: la solvencia de España vuelve a cuestionarse con fuerza. La famosa 'prima de riesgo' se está disparando otra vez. Tiempos difíciles, Patxi. Un abrazo y gracias por estar ahí

    ResponderEliminar
  7. Buenas tardes a todos:

    La verdad es que mi opinión está más cerca de lo que exponen LuKe y Pedro, pero tampoco lejana a lo que comenta Patxi.

    - Respecto a lo que comenta Luke "El problema, en efecto, no está estrictamente en gastar o endeudarse, sino en hacerlo con el objetivo de crecer y aumentar la competitividad". No puedo estar más de acuerdo, no se trata tanto de controlar el déficit, que también, sino en invertir sabiamente (crecimiento).

    - Con Patxi estoy de acuerdo en muchas cosas (aspecto previo: yo soy informático, el que es periodista curioso y admite no ser economista es mi hermano Pedro. . Hombre, aunque si me fuerzas, yo también admito que no tengo ni idea – creo que Rajoy, Zapatero, etc., tampoco, pero ese es otro debate -), es más, creo que Patxi da la razón a lo que entiendo se concluye del post de Pedro. Esto es como una economía doméstica (en resumen: si yo me quedo en paro tendré PRIMERO QUE RECORTAR, pero NO SÖLO ESO. Más importante, TENDRÉ QUE BUSCARME LA VIDA PARA INGRESAR – Patxi, dime una sola medida del nuevo gobierno del PP que no sea sólo recortar, que hable de crecimiento - cambio del modelo productivo, internalización de la economía española, I+D+I, emprendizaje, etc.-).

    Ése es el problema: Sólo se habla de recortes (condición necesaria, pero no suficiente). Rajoy, ni sus predecesores hablan de crecimiento (condición imprescindible).

    ResponderEliminar
  8. A la pregunta de si el gobierno ha hecho algo favorable para la economía aparte del tijeretazo no me atrevo a responder, más que nada por estar escarmentado de todos los gobiernos de España en este sentido, tanto conservadores como progresistas. Está por ejemplo el tema de los autónomos y el IVA, pero vete a saber si eso se llevará a efecto o si quien hizo la ley no hizo también la trampa. Mucha gente puso sus esperanzas en los gobiernos de Aznar, pero al final no hicieron nada por las clases productivas (especialmente en su segunda legislatura que fue desastrosa). El recorte y la estabilización presupuestaria es donde más posibilidades hay de lograr algo útil. Aparte de esto creo que debería mejorarse la educación y fomentar un clima favorable a los negocios verdaderamente productivos, y no a extender un humus financiero idoneao para que florezca el pelotazo, como suele ser costumbre en España desde hace treinta o cuarenta años.

    Mi idea de la política económica es que debía ser liberal para los mercados de productos y servicios, y rigurosamente intervencionista en el sector financiero, para lograr la estabilización e impedir que vuelvan a producirse crisis como la del 2008-09. Ahora que casi todos los bancos y cajas están intervenidos se da una ocasión irrepetible para ponere freno a la locura de los mercados de capital. Creo que puede y debería hacerse.

    Insistiendo en el asunto de los recortes. únicamente me permitiré añadir una explicación de libro para justificarla. Las políticas expansivas son posibles en economías nacionales de tipo tradicional, pero no en un mundo globalizado, donde las corrientes de capital se trasladan con facilidad de unos países a otros. Un presupuesto equilibrado es el mejor reclamo para que se queden. Los inversores saben que ese gobierno es serio y está en condiciones de amortizar toda la deuda que pone en los parqués. Este fue el secreto del boom iniciado por Clinton y probablemente también el de la futura recuperación de la economía española.

    Tampoco hay garantías absolutas de éxito. En 1930 el gobierno alemán emprendió un programa económico de estabilización y recortes muy similar al de algunos países europeos en la actualidad. El problema era más o menos el mismo: remontar la quiebra encubierta de la República de Weimar. Todos sabemos cómo terminó.

    Son muy serios estos temas de las estabilizaciones financieras. Por ello todo el mundo estará con el corazón en un puño hasta que pase lo peor y vuelva un estado de cosas al que se pueda dar el nombre de normalidad.

    Felices Fiestas a todos, o lo que queda de ellas.

    ResponderEliminar