viernes, 27 de enero de 2012

Google: ¿Ángel o Demonio?

Google acaba de presentar su nueva política de Privacidad, que entrará en vigor el 1 de Marzo del presente año. Esta medida nos afecta a todos en mayor o menor medida, en función del grado de utilización que hagamos de los distintos productos de Google, a saber: El Buscador, Correo Gmail, Google Maps, Google+ y un largo etc.


Google recoge los datos de los usuarios a partir de la actividad de los mismos, con el objetivo de hacer una correlación de dichos datos, para poder ofrecer así una mejor experiencia de usuario. Pero "bajemos un poco al barro" para ver qué tipo de datos recogen, cómo lo hacen y sobre todo para qué los utilizan.

Datos recogidos por Google

Datos que nosotros facilitamos: Estos datos son todos aquellos que proporcionamos a Google en el momento del registro: Nombre, e-mail, Número de teléfono, Fotos, Datos bancarios (si procede), etc.

Datos que se obtienen a través de la utilización de los servicios de Google. Estos datos incluyen los siguientes:

Datos del Dispositivo: PC, portátil, SmartPhone, tablet o cualquiera que sea el dispositivo desde el que navegamos. Esto incluye: Hardware, Software (Navegador y Sistema Operativo), datos sobre la Red de acceso a Internet (Proveedor, IP).

Datos del Registro: Información sobre las consultas que realizamos en el buscador.

Datos de nuestra ubicación física: Por ejemplo cuando usamos un móvil con GPS que utiliza infraestructura de Google, o un punto de acceso determinado.

Datos del uso: Datos que Google recoge de nuestra actividad, páginas que visitamos, publicidad con la que interactuamos, etc.

Es decir, Google sabe de nosotros:

Quiénes somos.

Qué miramos.

Qué nos gusta.

Dónde estamos, dónde vamos y cuándo.

Con quién nos relacionamos, dónde, cuándo y cómo.

El canal de comunicación.

En definitiva, Google nos conoce mejor que nuestros santos progenitores, ¿Da miedo verdad?.

¿Cómo utiliza nuestros datos Google?

Google utiliza los datos para mejorar la experiencia de usuario, combina los datos que nosotros le aportamos para enlazar los contenidos y presentarnos la información que mejor se adecue a nuestros gustos y preferencias, de manera que dos personas diferentes que hagan una misma búsqueda en Google, obtendrán resultados sensiblemente diferentes en función de sus preferencias y gustos personales.

Vale, esto está muy bien, pero: ¿Quién me dice a mí que Google no comercia con mis datos o los utiliza con con fines más oscuros?.

Según palabras de Google: “No compartiremos tus datos personales con empresas, organizaciones o personas físicas ajenas a Google” salvo causa de fuerza mayor, como por ejemplo los procesos judiciales.

Google se reserva el derecho a prestar nuestros datos a otras empresas filiales sometiéndolas a su política de tratamiento de datos. También se reserva el derecho a diseminar nuestros datos por sus servidores que están repartidos por todo el mundo.

¿Qué diferencia a Google en lo que al tratamiento de la información respecto a otras empresas como por ejemplo Facebook?:

Google se adhiere a los códigos de autorregulación de los distintos países y responde a las peticiones para las distintas necesidades en cuanto a privacidad que sus usuarios necesitan.

Google se compromete a notificar a todos sus usuarios sobre cualquier cambio que vaya a realizar que afecte a la privacidad de los datos.

Google se compromete a solicitar autorización al usuario para cualquier uso de la información que se salga de lo anteriormente expuesto.

Entonces, ¿En qué quedamos, Ángel o Demonio?

Pues es algo que cada uno tendrá que decidir por sí mismo, por un lado se puede pensar que Google influye en nuestra experiencia de usuario y en las Webs que visitamos, priorizando unos contenidos frente a otros. Posiblemente mucha gente pensará que Google nos manipula, que no nos muestra el camino si no que nos encamina, es decir, que mutila nuestra libertad a la hora de escoger qué es lo que queremos ver. En definitiva, que la arbitrariedad de sus algoritmos (y la falta de transparencia) nos influye indudablemente a la hora de "clickar" un enlace u otro.

Pero por otro lado esos algoritmos no están orientados hacia un objetivo concreto, como pudiera ser vender un producto determinado y la prueba está en que en el 98% de nuestras búsquedas encontramos aquello que estábamos buscando en las primeras entradas. Luego, los algoritmos están orientados a dar una mejor experiencia de usuario, es decir, están orientados a hacer lo que el usuario espera que hagan de la manera más eficiente posible.

Mi opinión particular es que con sus luces y sus sombras, como no podía ser de otro modo para cualquier empresa y más para una de la entidad de Google, Google es un modelo empresarial en el aspecto más puro del término. Google se dedica a ganar dinero ofreciendo el mejor producto que son capaces de ofrecer para sus consumidores, pero no a costa de ellos.

Y vosotros: ¿Qué opináis de Google?, ¿Ángel o Demonio?. ¿Contraviene la política de Privacidad de Google las nuevas directrices de Protección de Datos de la UE?.

Un saludo y ánimo, que ya acaba la cuesta de Enero... y además la de Febrero es más corta :-D

4 comentarios:

  1. Pues ni ángel ni demonio, pero si hay que reconocerle a Google su aportación a todos los usuarios de Internet, ofreciendo productos y servicios gratuitos de buena calidad (unos más que otros).

    Si Google no ganara dinero, sencillamente no existiría.

    Si el uso de mis datos personales es para ofrecerme un mejor servicio, adelante. Si además, al hacerme una oferta orientada, Google gana dinero, pues también adelante. Mientras mis datos no sirvan para causarme un perjuicio (ni a ninguna otra persona), ahora o más adelante, no tengo ningún problema.

    Un dato importante, es que las empresas digan para que van a usar tus datos y que se comprometan a contar con la aprobación del usuario si el uso que se pretenda hacer en un momento dado, es distinto al que el usuario autorizó en su momento.

    Google es un gigante que asusta y que habrá que seguir, más de cerca si cabe, que a otras compañías en cuanto a lo que hace y como lo hace, para asegurarse que no se convierte en la "corporación X", que vemos en muchas películas de ciencia ficción. De momento, parece que hay de que preocuparse, pero eso tampoco supone dar carta blanca. Como digo, habrá que seguir de cerca...

    ResponderEliminar
  2. Sí, de hecho coincido con tu opinión al respecto. Al decir que para mí Google es un modelo empresarial, me refiero a que está en la perfecta equidistancia entre ángel y demonio. Es decir, al margen del éxito indudable de la compañía es muy respetable la forma en que lo ha hecho.
    En cuanto al tema de la protección de Datos, es como todo, depende de la información que vayamos a compartir, si compartimos nuestra vida pública, nos parecerá perfecto que la difusión de la misma sea la mayor posible, no así con nuestra vida privada. Somos nosotros en último caso los que decidimos lo que queremos compartir y lo que no.

    ResponderEliminar
  3. Es un tema interesante. Los conspi-paranoicos se muerden las uñas, pero si no eres uno, ¿qué problema puede traer Google a tu vida? Espero no pecar de lamebotas, pero Google es una herramienta muy útil, digamos que facilita nuestro tiempo en internet. Sus servicios son buenos, el correo electrónico, en mi opinión, es el mejor. Mientras pasa el tiempo, el buscador mejora y evoluciona. Google, es prácticamente, sinónimo de internet. Es cierto que incluso podría llegar a realizar un perfil psicológico de quiénes somos (creo yo, hasta ese punto es de inmenso), pero al fin y al cabo la vida sigue y poco le importa a las personas que Google sepa su color preferido o sus miedos, o intereses. Google no es más que un negocio. A menos que uno este involucrado en asuntos corruptos (trafico de personas, de drogas, grupos terroristas, cualquier mal de la sociedad moderna), Google no debería suponer un problema para tu vida.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué Google no colabora con la privacidad más elemental que nos proporciona el código HTML?

    El Formulario ya clásico del buscador consiste de un sencillísimo formulario HTML con un cuadro de texto y un botón enviar, que está disponible hace décadas (creo que desde HTML 3 más o menos), pero el gigante de Internet coloca la cadena de búsqueda que uno ingresa ¡A LA VISTA DE TODO EL MUNDO! AL USAR EL METODO "GET" PARA ENVIAR EL FORMULARIO AL SERVIDOR DE GOOGLE.... En vez de usar el Método "POST" el cual es prácticamente invisible para todo el mundo... (Por eso el Correo es tan seguro).

    ResponderEliminar