martes, 21 de noviembre de 2017

Criptografía (LXXI): Solución Reto 5

El  enunciado del quinto reto que puse en este post era el siguiente: "Como en casi todo en esta vida, en el criptoanálisis la fuerza bruta no es una opción o, al menos, suele ser la peor opción. Pero, también como en casi todo en esta vida, hay excepciones. Éste es el caso del criptograma asociado al reto, ya que el espacio de claves (conjunto finito de todas las claves que se pueden emplear) es ridículo, incluso para un criptosistema clásico. Por las pistas dadas hasta ahora, seguro que ya sabes cuál es el criptosistema empleado para cifrar el criptograma. Por otra parte, el refranero español es muy sabio y nos recuerda lo que he dicho al principio: ¿me puedes decir qué frase del refranero español se esconde en el criptograma?".

Este reto es de criptografía y su solución es:

Por las pistas dadas en el título y el enunciado es evidente que el criptograma asociado al reto se ha obtenido mediante el cifrado César (ya expliqué en este post cómo se cifra y descifra utilizando este método).

Lo más habitual en este tipo de cifrado es que cada carácter del texto en claro se sustituya por aquel que se encuentra un número fijo de posiciones por delante de él en el alfabeto (por ejemplo: la "A" se sustituye por la "D", la "B" por la "E", etc.). Típicamente, el desplazamiento utilizado suele ser de 3 posiciones, pero este cifrado puede generalizarse para emplear uno de los - 1 desplazamientos posibles, siendo "n" el tamaño del alfabeto, es decir, si usamos el alfabeto español (n = 27) podemos usar uno de 26 desplazamientos. Cuando el desplazamiento es fijo nos referimos a un cifrado de desplazamiento puro.

Por tanto, utilizando la fuerza bruta, es decir, probando todos los posibles desplazamientos el ataque prosperará en el peor de los casos en el intento vigésimo sexto, lo que es perfectamente posible realizar en muy poco tiempo, incluso a mano.

Para ello, colocamos el criptograma en una fila y debajo de cada uno de los caracteres del mismo colocamos el carácter anterior del alfabeto. Si logramos leer un refrán (que es la respuesta que nos pide el reto) el ataque habrá prosperado, en caso contrario añadimos una nueva fila y colocamos debajo de cada carácter de la fila anterior el carácter anterior del alfabeto, y así sucesivamente hasta que obtengamos un texto inteligible, de la siguiente manera:
Tal y como decía en el enunciado, esto ha sido posible en este caso porque en el cifrado César el tamaño del espacio de claves (conjunto finito de todas las claves que se pueden emplear) es ridículo, incluso para un criptosistema clásico.

Por tanto, la solución al reto 5 es "Más vale maña que fuerza", frase del refranero español que nos viene a recordar que la fuerza no suele ser la mejor opción.

******** PRÓXIMO RETO
Reto 6:     "Dime con quién andas y te diré quién eres".

No hay comentarios:

Publicar un comentario