Ir al contenido principal

Emprender es cosa de niños

Al contrario de lo que mucha gente cree, para emprender no se necesita ser un genio, ni siquiera hay que innovar en el sentido de "inventar algo nuevo", sino que podría bastar con "reinventar la rueda" (¿por qué no?, aunque suene raro. Me explico más adelante).

No estoy equiparando el emprendizaje con la innovación. Es evidente que se puede emprender sin innovar y, a la inversa, innovar sin emprender, pero sí creo que para emprender con ciertas "garantías" de éxito es necesaria una cierta innovación consistente en ver las cosas de otra manera.

Es en este sentido es en el que pienso que juega un papel fundamental el pensamiento lateral (lateral thinking).

Desde muy pequeños nos inculcan el pensamiento lógico o vertical, y entrenamos a nuestro cerebro de tal manera que en la resolución de un problema o a la hora de enfrentarnos a cualquier situación sólo aceptamos como válidos determinados supuestos basados en la lógica y nuestra experiencia, descartando de forma automática aquellos que no se ajusten a determinados patrones preestablecidos.

Esto nos hace ser muy eficaces en la resolución de problemas, pero limita mucho las posibles soluciones y desecha otras innovadoras que se podrían obtener en base a un enfoque indirecto más imaginativo.

Evidentemente, no se trata de abandonar la lógica (incluso es necesario utilizar ésta cuando se aplica el pensamiento lateral), y mucho menos de reinventar la rueda haciéndola cuadrada porque sí, sino de utilizar la creatividad para obtener soluciones nuevas que aporten valor.

La interacción social mediante la tormenta de ideas es una de las técnicas más conocidas del pensamiento lateral y nos ayuda a partir de puntos de vista diferentes a la hora de abordar un problema o situación, liberándonos de la rigidez de los planteamientos que nos impone nuestro propio pensamiento racional.

En un estudio realizado en un colegio inglés se preguntó a 1.500 niños de edades comprendidas entre los 6 y 16 años qué usos se podría dar a un clip. A la mayoría se le ocurrieron entre 10 y 15 usos diferentes, pero hubo quienes dieron más de 200 usos posibles (sorprendente, ¿no?).

El estudio concluyó que el 90% de los niños más pequeños tenían un pensamiento lateral muy desarrollado, este porcentaje bajaba al 50% entre los de 8 y 10 años y al 20% entre los de 13 y 15 años, lo que entiendo que refuerza lo que he comentado antes sobre que desde muy pequeños se nos inculca el pensamiento lógico o vertical y se va produciendo un detrimento progresivo de nuestro pensamiento lateral.

Creo que para emprender con éxito se necesitan muchas cosas, entre otras mucho trabajo y una financiación adecuada, pero en mi opinión lo más importante es tener grandes dosis de ilusión e imaginación, es decir:
Para emprender con éxito el requisito más importante es volver a ser un niño.

Comentarios

  1. Mikel, creo que además de realizar una revolución educacional como propugan Ken Robinson para favorecer el pensamiento divergente, también sería necesario un cambio de paradigma en Europa para perder el miedo a equivocarnos.
    http://debrujasaprincesas.blogspot.com.es/2012/11/emprendizaje-perder-el-miedo-al-error.html

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Brujitas, otra de las característica de los niños: ilusión, imaginación y sin miedo al fracaso.

    Por cierto, me ha gustado mucho el post.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Criptografía (I): cifrado Vigenère y criptoanálisis Kasiski

Hace unos días mi amigo Iñaki Regidor (@Inaki_Regidor), a quien dedico esta entrada :), compartió en las redes sociales un post titulado "Criptografía: el arte de esconder mensajes" publicado en uno de los blogs de EiTB.

En ese post se explican ciertos métodos clásicos para cifrar mensajes, entre ellos el cifrado de Vigenère, y, al final del mismo, se propone un reto consistente en descifrar un mensaje, lo que me ha animado a escribir este post sobre el método Kasiski para atacar un cifrado polialfabético (conociendo la clave descifrar el mensaje es muy fácil, pero lo que contaré en este post es la forma de hacerlo sin saberla).

El mensaje a descifrar es el siguiente:

LNUDVMUYRMUDVLLPXAFZUEFAIOVWVMUOVMUEVMUEZCUDVSYWCIVCFGUCUNYCGALLGRCYTIJTRNNPJQOPJEMZITYLIAYYKRYEFDUDCAMAVRMZEAMBLEXPJCCQIEHPJTYXVNMLAEZTIMUOFRUFC

Como ya he dicho el método de Vigenère es un sistema de sustitución polialfabético, lo que significa que, al contrario que en un sistema de sustitución monoalfabético, c…

¿Qué significa el emblema de la profesión informática? (I)

Todas o muchas profesiones tienen un emblema que las representa simbólicamente y en el caso de la  informática:


"es el establecido en la resolución de 11 de noviembre de 1977 para las titulaciones universitarias superiores de informática, y está constituido por una figura representando en su parte central un núcleo toroidal de ferrita, atravesado por hilos de lectura, escritura e inhibición. El núcleo está rodeado por dos ramas: una de laurel, como símbolo de recompensa, y la otra, de olivo, como símbolo de sabiduría. La corona será la de la casa real española, y bajo el escudo se inscribirá el acrónimo de la organización.".

Veamos los diferentes elementos tomando como ejemplo el emblema del COIIE/EIIEO (Colegio Oficial de Ingenieros en Informática del País Vasco/Euskadiko Informatikako Ingeniarien Elkargo Ofiziala).



Pero no sólo el COIIE/EIIEO adopta el emblema establecido en dicha resolución, sino que éste se adopta también como imagen corporativa por la mayoría de los cole…

Criptografía (XXIII): cifrado de Hill (I)

En este post me propongo explicar de forma comprensible lo que he entendido sobre el cifrado de Hill, propuesto por el matemático Lester S. Hill, en 1929, y que se basa en emplear una matriz como clave para cifrar un texto en claro y su inversa para descifrar el criptograma correspondiente.

Hay tres cosas que me gustan de la criptografía clásica, además de que considero que ésta es muy didáctica a la hora de comprender los sistemas criptográficos modernos: la primera de ellas es que me "obliga" a repasar conceptos de matemáticas aprendidos hace mucho tiempo y, desgraciadamente, olvidados también hace demasiado tiempo, y, por consiguiente, que, como dice Dani, amigo y coautor de este blog, me "obliga" a hacer "gimnasia mental"; la segunda es que, en la mayoría de las ocasiones, pueden cifrarse y descifrase los mensajes, e incluso realizarse el criptoanálisis de los criptogramas, sin más que un simple lápiz y papel, es decir, para mi es como un pasatiempo: …